Banco ADOPEM apuesta por el sector rural y agropecuario de la República Dominicana

Actualidad
Fecha de publicación: 
Enero 2018
Editorial: 

Ganó la categoría Servicios Financieros al Pequeño Agricultor de los Premios a la Innovación Financiera del BID, por su programa Agro-Crédito ADOPEM.

ercedes Canalda de Beras-Goico es Presidente Ejecutiva de Banco ADOPEM. Foto gentileza Banco ADOPEM.

Mercedes Canalda de Beras-Goico es Presidente Ejecutiva de Banco ADOPEM. La institución recibió recientemente el premio de la categoría Servicios Financieros al Pequeño Agricultor de los Premios Interamericanos a la Innovación Financiera y Empresarial del BID, por su programa Agro-Crédito ADOPEM. Este premio reconoce iniciativas destacadas de una gama amplia de proveedores en el ecosistema agrícola con el fin de prestar servicios y productos financieros que promuevan la inclusión financiera y fortalezcan la productividad y resiliencia de pequeños productores agrícolas de la región. Canalda conversó con el Portal sobre los desafíos de ingresar al sector rural y agropecuario en la República Dominicana, y las lecciones aprendidas a lo largo de la implementación del programa.

Portal: ¿Cómo funciona Agro-Crédito ADOPEM? ¿Qué los motivó a ingresar al sector agropecuario?

Canalda: Agro-Crédito ADOPEM es el nombre genérico de una serie de productos financieros orientados a fomentar y fortalecer los medios de vida de las poblaciones rurales, sean agropecuarias o de servicios. Este producto o serie de productos tienen particularidades que los hacen flexibles y se ajustan a la realidad del sector rural y agropecuario de la República Dominicana.

La metodología crediticia y experiencia del Banco ADOPEM había sido en operaciones para población urbana y suburbana, que había sido el público meta de la institución; la incursión de ADOPEM hasta zonas rurales ha conllevado un proceso sistemático de adaptaciones y ajustes desde la decisión, diseño, prueba piloto, validaciones y proceso de expansión de un producto financiero innovador para el sector rural en el país.

Asumimos un gran compromiso con el sector rural en su inclusión financiera, para generar alto impacto social mediante proyectos de mediano y largo plazos, para la producción de rubros de la canasta básica y para la exportación. Con esto buscamos construir conocimientos, experiencias y apoyar proyectos sostenibles desde el punto de vista ambiental y financiero, innovadores y replicables en las organizaciones de productores. El enfoque combina el fomento productivo rural con acciones de inclusión de los beneficiarios en actividades de capacitación, y su integración a esquemas de comercialización de cadenas de valor.

Cita Mercedes Canalda de Beras-Goico, Presidente Ejecutiva de Banco ADOPEM.Agro-CréditoADOPEM es un programa que ha sido un desafío para nosotros porque es un sector que justamente en los últimos años se han visto muy afectado por los temas climáticos. Lo que principalmente nos motivó para ingresar fue observar que ya se sentían situaciones de dificultades climáticas, como grandes sequías y grandes inundaciones. En 2017, en un mismo mes, tuvimos dos huracanes. Estos afectaron a nuestros clientes. Les impactó muchísimo en su calidad de vida, deteriorándoles sus pocos activos.

Una de las habilidades de ADOPEM es tener esta visión a futuro, de los productos y servicios que el cliente va necesitando. Empezamos a ver que los cultivos de cierto rubros tenían mercado que no estaban explotados, tanto a nivel local como internacional. Entramos entonces, con mucho temor, en un sector que no era el tradicional de las microfinanzas. Entrar en el sector agropecuario fue todo un desafío, porque es  un sector que hay que entender y estudiar para poder atender con eficacia. Entonces comenzamos a contratar personal con perfil orientado hacia el sector rural como peritos agrícolas, técnicos en agricultura, estudiantes de veterinaria, es decir jóvenes que ya tenían una formación diferente a la formación que ya veníamos contratando, jóvenes del área de contabilidad, mercadeo, venta, economía, administración de empresas. Empezamos a aprender y, lo que hicimos de una manera muy conservadora, fue salir con un primer producto más estandarizado, más cercano a lo que nosotros sí sabíamos hacer. Un producto dirigido a ese segmento pero con características del segmento comercio. Para poder ir evaluándolo. Entonces, dijimos, por ejemplo: “tú tienes una actividad agropecuaria pero también tienes un motocicleta, como usas la motocicleta para hacer transporte, entonces te puedo financiar el agro, porque yo sé que tú tienes otro medio de vida”. Y así fuimos perdiendo un poco el miedo de atender a este sector.

Lo segundo que nos motivó es que a la banca regulada, como nosotros, no le es tan apetecible este sector por el tema de los diferentes riesgos inherentes al sector agrícola y rural. Este segmento no siempre tiene en orden los papeles de la tierra que tiene y que está cultivando, en muchos casos sin título de propiedad. No hay una garantía hipotecaria en este tipo de préstamos. Entonces, es un segmento que todavíaestá muy desatendido. Por eso nos propusimos ir probando el segmento y mejorando. Otra elemento importante fue que contratamos especialistas internacionales que ya habían implementado este tipo de producto con éxito en otros lugares del mundo.

Portal: ¿Cuáles son las características del Agro-Crédito ADOPEM?

Canalda: En el marco de este proyecto, diseñamos un producto crediticio acorde a las particularidades del sector rural/agropecuario en las provincias donde el mismo se está implementando (leer más detalles aquí). El 43% del monto y el 36% de los créditos desembolsados han estado dirigidos a pequeños productores agropecuarios con áreas promedio de 1.84 hectáreas (30 tareas).

Agro-Crédito ADOPEM busca beneficiar de forma directa a pequeños/as productores/as agropecuarios rurales que se encuentran en los niveles más bajos de la base de la pirámide de República Dominicana, debido a que están privados del derecho de acceso a oportunidades de financiación que les permitan adquirir e incorporar mejoras productivas que aumenten la rentabilidad de sus pequeñas parcelas, lo que es su principal medio de vida. De estos beneficiarios directos, se incluyen los vinculados a las capacitaciones y empleos generados y los productores vinculados a las cadenas productivas.

Como beneficiarios indirectos se espera alcanzar a  personas adicionales, las cuales incluye jóvenes y mujeres de las comunidades rurales en las zonas de ejecución. Entre los beneficiarios indirectos, se contempla la inclusión de población rural joven, en aspectos relacionados con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC`s), como forma de sustentar las actividades relacionadas a mercado, precios, volúmenes y calidades de los productos de las cadenas seleccionadas.

Cita Mercedes Canalda de Beras-Goico, Presidente Ejecutiva de Banco ADOPEM.Se trata de pequeños/as productores/as que realizan actividades agropecuarias de pequeña escala, con propiedades de menos de 3 hectáreas y que en muchas ocasiones utilizan en parte para la subsistencia de su familia. Producen cultivos de ciclo corto y frutales para la subsistencia y comercialización de excedentes en estos espacios reducidos, un esfuerzo que realizan y con resultados mejorables, pues debido a la falta de liquidez para la inversión en mejoras, experimentan altas ineficiencias productivas y vulnerabilidad frente a los efectos del cambio climático. Es la típica agricultura familiar que se practica en muchos países del mundo.

Debido a su condición productiva se encuentran especialmente expuestos a factores de alto riesgo, tales como la pérdida de todos sus medios de vida, sus cultivos, ante catástrofes naturales producidas por los efectos del cambio climático; plagas y otros elementos a los que no pueden hacer frente pues tampoco cuentan con mecanismos de protección ante riesgos. A estas condiciones de vulnerabilidad económica, se suman a la condición de exclusión social que viven los destinatarios de la intervención, caracterizada por un escaso acceso a servicios básicos de salud, agua y sanidad, y elevadas tasas de analfabetismo entre otros factores. Además de los riesgos climáticos, también son afectados por los riesgos de plagas y riesgos de mercado.

En la primera fase del Agro-Crédito en sus modalidades de menor riesgo (Planes de Pago Regulares), el porcentaje de hombres es de un 90%, dado que en el contexto dominicano, la mujer no ostenta la tenencia de los activos productivos que son clave para el acceso a financiación. ADOPEM es consciente de esta circunstancia dado que su origen y misión es el apoyo y promoción de la mujer dominicana. En el plan de expansión previsto en el proyecto se ha integrado el incremento de la colocación a mujeres y jóvenes en un mínimo de un 20%.

Portal: ¿Por qué el Agro-crédito es un producto innovador? ¿Puede explicarnos el rol que tiene en este programa el dispositivo digital ATAMOVIL?

Canalda: Entre las mayores innovaciones adoptadas por la institución para la implementación del producto “Agro-Crédito” está el uso de un “Dispositivo móvil inteligente”, a través del cual se realiza el proceso completo de tramitación de la solicitud a nivel de las comunidades, esto ha permitido agilizar el trabajo y así dar respuesta oportuna a dichas solicitudes. Con el uso de estos dispositivos, así como la implementación de los Sub Agentes Bancarios, disminuimos la huella de carbono, en la gestión de los créditos y pago de las cuotas.

El principal beneficio obtenido por la innovación ha sido la ampliación de la cobertura de clientes, en zonas remotas y con dificultades para el acceso a fuentes formales de financiamiento. Concomitantemente, mediante el uso de los dispositivos móviles inteligentes ha permitido mejorar la eficiencia en cuanto a la toma de datos y proceso de evaluación de las solicitudes.

El principal beneficio de la innovación es la rapidez de respuesta y flexibilidad del producto principal (Agro-Crédito) y de sus productos financieros derivados (Eco Crédito, Agro Mujer, Agro PYME, Macadamia y Crédito San Juan), que se adapta al flujo de caja de cualquier cultivo o crianza de clientes con diferentes modalidades (cuotas consecutivas, pagos libres, pagos al vencimiento, etc.). Es decir, se adapta a los requerimientos y flujos de caja de los clientes y se adapta a los ciclos productivos de los rubros.

Por otro lado, el tiempo de respuesta a las solicitudes es de aproximadamente 48 horas, por lo que el crédito es un elemento importante para el éxito de la gestión de producción ante situaciones de emergencias tales como situaciones meteorológicas (lluvias, sequías, vientos), o el ataques de plagas y/o enfermedades, y otros.

Portal: ¿Y qué lo destaca de la región?

Cita Mercedes Canalda de Beras-Goico, Presidente Ejecutiva de Banco ADOPEM.Canalda: Uno de los objetivos superiores de las intervenciones del Banco ADOPEM en el sector rural es generar alto impacto social mediante proyectos de mediano y largo plazo, desarrollados en alianza con otros actores, en una zona con gran población rural y para la producción de rubros de la canasta básica y para la exportación. A partir de estas alianzas se busca construir y documentar conocimientos, experiencias y apoyar proyectos auto-sostenibles desde el punto de vista ambiental y financiero, innovadores y replicables en las organizaciones de productores seleccionadas.

El enfoque combina el fomento productivo rural con un enfoque de inclusión de los beneficiarios en las actividades de capacitación, así como la integración en esquemas de cadenas de valor de los rubros seleccionados.

Con el planteamiento de la transversalización de la equidad de género se espera lograr impactos cualitativos notables en términos de autoestima de la mujer y de reflexión sobre los roles de hombres y mujeres, aun a nivel familiar. A través del acceso al financiamiento se logrará un impacto de mayor reconocimiento de las mujeres-clientes en el ámbito familiar y vecinal.

Portal: ¿Cuáles son las lecciones aprendidas del programa que le gustaría compartir con otras instituciones de América Latina y el Caribe?

Canalda: Tomando en consideración que el sector rural históricamente ha adolecido de apoyo en fuentes de financiamiento, y tomando en cuenta de la importancia de este sector en la seguridad y soberanía alimentaria del país, se ha considerado que el apoyo al sector rural tiene una importancia estratégica.

Aunque por circunstancias políticas particulares actualmente existen mayores opciones del sector rural para el acceso a financiamiento, todavía prevalecen las características generalizadas de poco acceso a fuentes de apoyo para sus medios de vida y exclusión financiera respecto a instituciones financieras tradicionales.

En este entorno relativamente adverso, se ha logrado entender la importancia estratégica de expansión de este producto, siempre con el sustento de estudios básicos. Se ha escalado de 5 provincias a 16 provincias. Originalmente se estableció en las provincias Peravia (Baní), Azua, San Juan, Barahona y Bahoruco y luego del piloto y los ajustes se ha escalado hasta las provincias Elías Piña, Hato Mayor, Independencia, Montecristi, Monte Plata, Pedernales, Santiago Rodríguez, Valverde, Dajabón, El Seibo y San José de Ocoa. De 5 sucursales ubicadas en 5 provincias, se ha escalado el producto hasta 37 sucursales ubicadas en las 23 provincias donde se ha expandido, las cuales son zonas de gran actividad agropecuaria.

Entre las lecciones aprendidas incluyen: (1) la importancia de conocer a mayor profundidad las   necesidades de los productores, los cuales requieren de una oferta permanente de servicios financieros lo que le permitirá seguir mejorando sus actividades productivas y por ende mejorar su calidad de vida; (2) la necesidad de que se diseñen nuevos productos financieros acorde a la realidad de sus actividades económicasy (3) la necesidad de que se le enseñe al productor a asociarse y que puedan trabajar bajo cadenas de valor, permitiendo minimizar riesgos tales como comercialización, precios, y otros, y aumentar su poder de negociación por volumen, tanto para la adquisición de insumos como para la venta de los productos.

Portal: ¿Cree que sea posible replicar el programa en otros países de la región? ¿Por qué?

Canalda: Es factible de replicar, ya que la realidad del sector rural en toda la región tiene características en común; del mismo modo, tanto las dificultades como las potencialidades a las que se enfrentan las IMF de la región.

En muchos casos, se trata de población rural y mayoritariamente excluida del sistema financiero formal, y con el acceso a estos servicios crediticios, son su primera operación financiera formal, y con esta opción, deja de utilizar alternativas de financiamiento informales y costosas. Por medio del apoyo en educación financiera rural, se les asesora en control de gastos y en el registro de actividades, para la mejora de la gestión empresarial rural. Mediante el acompañamiento, con educación financiera y elaboración de planes de negocios, mejora la autoestima de los productores y la mejor valoración de su actividad de generación de ingresos. Permite también al agricultor pensar en un futuro diferente en el campo, donde las siguientes generaciones pueden tener más oportunidades de salir adelante, mediante el relevo generacional.


Materiales recomendados:

​¿Quiere aprender más sobre microfinanzas e inclusión financiera en la República Dominicana? Viste el perfil de país del Portal: República Dominicana.


¿Le interesó este tema? Suscríbase aquí a nuestro boletín quincenal para estar al día con el sector de las microfinanzas y la inclusión financiera en América Latina y el Caribe. 

Tipo: 
Actualidad