Blog del FinDev

La reactivación económica inicia desde la base de la pirámide

El apoyo del sector público y privado será clave en la reactivación de las microempresas en Colombia y su recuperación tras la pandemia del COVID-19.
Vendedora de cocadas, Colombia.

Finalizó el primer semestre de 2021 y se cumple más de un año desde el inicio del período más difícil que ha vivido Colombia en su historia reciente, debido a la pandemia del COVID-19 y el paro nacional que impactaron severamente a todos los niveles de la economía y el bienestar social.

Durante este último año, la reacción de la actividad microfinanciera ha guardado estrecha relación con la intensidad y duración de las restricciones a la movilidad impuestas por las autoridades nacionales para mitigar el impacto de la pandemia, así como también los cierres viales a lo largo del territorio nacional debido a los paros o suspensión de las actividades. Esto generó inactividad total o parcial de los sectores económicos del país, dejando resultados negativos en la mayoría de las variables que miden el nivel de la actividad de la microempresa en Colombia.

En términos generales, estas restricciones ocasionaron la mayor caída histórica de la industria de las microfinanzas entre los meses de abril y mayo del 2020, aunque en octubre, la industria mostró una recuperación importante. En el primer trimestre del 2021, si bien mejoraron las expectativas sobre la pandemia, los problemas de orden público generaron una fuerte caída. A pesar de las dificultades presentadas, hoy la industria de las microfinanzas se encuentra en franco proceso de recuperación, lo que muestra que la microempresa tiene un factor de resiliencia, superación  y adaptación al entorno.

En junio, se presentó una tendencia más estable y se puede prever que, para el segundo semestre del presente año, la actividad microfinanciera comience a reactivarse. Esto significa que los micronegocios y microempresas comenzarán a retomar sus actividades normales, generando consumo y reactivación.

“Se puede prever que, para el segundo semestre del presente año, la actividad microfinanciera comience a reactivarse”.

En este punto, es de gran importancia hablar de la reactivación de las microempresas y la relevancia que esto tiene para Colombia, realizar y tomar una serie de medidas que permitan recuperar gran parte  los micronegocios que dejaron de existir y que, según datos del DANE, en 2020 llegaron a 510 mil. Esta situación es preocupante si se tiene en cuenta que, de acuerdo con cifras de Confecámaras, actualmente el 99,5% de las empresas registradas en Colombia, son microempresas y que, en promedio, 2,4 personas dependen de estas, mientras que el número promedio de empleados es de dos personas, tanto para formales como informales.

Para acompañar a este sector de la economía en la reactivación, se ha venido trabajando a través de políticas estatales, tomando las medidas necesarias para apoyar al empresario hacia la formalización, dándole las herramientas para salir adelante. Vale la pena resaltar que una de las principales características de estas medidas, es conocer al microempresario y tenerlo como eje central su  desarrollo, para así diseñar productos financieros acordes a sus necesidades, a través de educación financiera y capacitación para su negocio.

La estrategia "Economía para la Gente establece cuáles son esas características y necesidades de las microempresas, necesarias para que puedan desarrollar todas sus actividades y, de esa forma, fortalecer a este sector tan importante de nuestra economía. Esta estrategia contempla cinco ejes fundamentales:

  1. Mejoramiento del entorno. Se miran sus necesidades y se toman medidas para que las microempresas y emprendedores tengan mejores oportunidades de crecimiento.

  2. Actividades para generación de ingresos, haciendo énfasis en todos los servicios financieros y no financieros; y un programa para que los micronegocios informales avancen en el proceso de transición, desde lo informal hacia la formalización.

  3. Desarrollo productivo, asociatividad y acceso a los mercados, conectando la oferta y la demanda, promoviendo la compra de productos colombianos bajo la figura “Compra Lo Nuestro”.

  4. Impulso a la innovación y a la tecnología, aspecto fundamental para llegar a población de zonas apartadas.

  5. Financiamiento, cuyo objetivo es sacar al microempresario del ‘gota a gota’ para que tenga acceso a servicios financieros formales.

Las medidas que se están ejecutando, como la Ley de Emprendimiento (Ley 2069 de diciembre  2020), en la cual se toma una serie de medidas especiales para apoyar la microempresa en temas específicos como: reducción de cargas y trámites para los emprendedores del país, con el objetivo de facilitar su creación, formalización y desarrollo; y mejores condiciones en el mercado de compras públicas, para la participación de emprendedores y microempresarios, entre otros, son algunos de los aspectos principales en ese proceso de acompañamiento y apoyo para atender esta población, favoreciendo así la inclusión.

“Este es un momento fundamental para que, entre el sector público y privado, se apoye el crecimiento y la consolidación de las microempresas”.

Igualmente, los Conpes de Formalización, Emprendimiento y Educación Financiera (Conpes 4011, Conpes 4005 y Conpes 3956), y la prórroga de las líneas especiales “Unidos por Colombia”, del Fondo Nacional de Garantías (FNG), han permitido que muchas microempresas sigan existiendo, y son estos los temas fundamentales para que la reactivación económica se inicie desde la base de la pirámide.

Este es un momento fundamental para que, entre el sector público y privado, se apoye el crecimiento y la consolidación de las microempresas. Para lograr esto es necesario articular actores públicos y privados, y trabajar conjuntamente por el desarrollo y crecimiento de este sector de la economía.

Lo anterior, debe ser combinado con créditos donde los plazos y formas de pago, sean coherentes a la actividad económica del microempresario, sin dejar esa posición de apoyo que, hasta el momento, hemos logrado con un trabajo conjunto.

Entidades como el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el Ministerio de Agricultura, entre otras instituciones como el Departamento para la Prosperidad Social, Bancoldex, Finagro y el Sena, son claves para seguir con el objetivo de dar una atención integral a esta población.

El crecimiento de la microempresa jalona la economía del país hacia el desarrollo, generando más consumo y demanda, y es por eso un paso fundamental para el proceso de reactivación en el que se encamina el país.

Escriba un comentario

Los comentarios en esta página son moderados por los editores del Portal FinDev. Agradecemos enviar solo comentarios relacionados con la publicación. Comparta su conocimiento con nosotros. Aprenda más.