Desastres y conflictos

Ningún lugar del mundo es inmune a los desastres, ya sean naturales o provocados por el hombre. Sin embargo, los países en desarrollo y las comunidades más pobres son mucho más vulnerables a las crisis relacionadas con los desastres y los conflictos, pues a menudo carecen de infraestructura sólida, redes de protección públicas, seguros o ahorros de largo plazo. Las instituciones de microfinanzas (IMFs) y otros proveedores de servicios financieros que atienden a personas de bajos ingresos deben estar preparados para ir en ayuda de sus clientes durante el proceso de recuperación económica, manteniendo al mismo tiempo su propia viabilidad financiera.

Las inundaciones, los incendios, la guerra y toda la gama de desastres naturales y provocados por el hombre a que se han visto enfrentados los proveedores de microfinanciamiento a lo largo de los años han dado lugar a muchas reflexiones acerca de qué tipos de medidas constituyen respuestas apropiadas y eficaces de este sector. Si bien cada crisis es diferente, contar con directrices comunes sobre la preparación para casos de emergencia y las respuestas frente a tales situaciones puede ayudar a las IMFs y a sus clientes antes y después de que ocurra un desastre.

Mujer caminando con paraguas. Por Aisha Faquir, Banco Mundial.