Evaluación del impacto

Los inversionistas, financiadores, Gobiernos y donantes gastan miles de millones de dólares cada año en una variedad de programas de inclusión financiera diseñados para mejorar las condiciones de vida de los pobres en las economías en desarrollo. Es importante medir el impacto de estas iniciativas para determinar si los programas ayudan a las personas, a quiénes han ayudado y por qué han dado buenos resultados. La evaluación del impacto puede contribuir a mejorar el diseño de los programas de modo que estos puedan generar un mayor efecto, o para señalar aquellos programas que deberían discontinuarse.

Existen varias estrategias para evaluar el impacto de un programa. El método más sencillo —la evaluación del programa— consiste en analizar un conjunto de indicadores para determinar el nivel de bienestar del cliente antes y después de la intervención. Sin embargo, la evaluación de un programa no puede determinar causas, por lo que los cambios observados pueden ser o no un resultado de la intervención. Otros métodos, como los ensayos controlados aleatorios y las evaluaciones cuasi experimentales, van más allá de la evaluación del programa para revelar una relación causal entre la intervención y los cambios en el bienestar de los beneficiarios. Los ensayos controlados aleatorios y las evaluaciones del impacto cuasi experimentales proporcionan los datos más precisos sobre los impactos, pero son métodos complicados y caros, y suelen ser utilizados por académicos y otras personas con capacitación específica en evaluaciones del impacto.

Hombres pescando. Por Víctor Casillas Romo, Concurso de Fotografía CGAP 2014.