Crédito

Los microcréditos son préstamos muy pequeños destinados a personas de bajos ingresos. Como la mayoría de los clientes de microcréditos tienen pocos o no cuentan con avales, los proveedores recurren a la “garantía social” de una persona, mediante grupos de prestatarios que garantizan sus préstamos mutuamente. Esos préstamos grupales de baja denominación fueron el primer producto ofrecido por el sector de microfinanzas, y se crearon para ayudar a aquellas personas que buscaban iniciar o invertir en una pequeña empresa o en un emprendimiento agrícola. La idea es que las compañías productivas generan ingresos, que permiten que los clientes paguen sus préstamos y comiencen a acumular activos para salir de la pobreza.

La investigación demuestra, sin embargo, que los microcréditos suelen utilizarse para diversos propósitos, más allá de la inversión en negocios. Los préstamos también ayudan a las personas a afrontar un nivel de ingresos impredecible, habilitando fondos para cubrir necesidades básicas y gestionar crisis, como muertes o enfermedades. Los proveedores de servicios financieros están tratando de entender mejor las necesidades financieras de las personas de bajos ingresos y diseñar productos en función de estas necesidades. 

Hombre y su maquinaria en Perú. Por Marco Simola, Concurso de Fotografía CGAP 2011.