Blog del FinDev

Las microfinanzas en la era digital: Siete interrogantes sobre su futuro

¿Asumirán las Fintechs el control de las microfinanzas? ¿Podrán sobrevivir las microfinanzas tradicionales? ¿Cómo? Elisabeth Rhyne, del Centro para la Inclusión Financiera de Acción, responde estas y otras preguntas que se plantea el sector.
Refugiados. Por Ben Depp, Concurso de Fotografía CGAP 2009.

A principios de la década de 2000, el sector de las microfinanzas atravesaba por un buen momento. Estaba accediendo a los mercados de capital para poder crecer, asegurando la legitimidad regulatoria, desarrollando productos de ahorro y seguros -además del crédito-, demostrando el desempeño social y trabajando en la transformación institucional.

Luego, en 2007, nació M-Pesa y las cosas empezaron a cambiar. La atención y el apoyo del sector de la inclusión financiera internacional cambiaron bruscamente, del crédito para los pobres, a la innovación en los canales de pago y distribución. Y los bajos costos operativos de los nuevos modelos atrajeron a nuevos jugadores con enormes recursos, desde compañías de telecomunicaciones hasta plataformas tecnológicas y más.

Alejadas de la atención, las instituciones de microfinanzas (IMF) continuaron creciendo, prosperando y sirviendo a cientos de millones de personas, utilizando sus métodos tradicionales y sintiendo poca necesidad por adaptarse. Pero, a medida que se acerca el año 2020, la era digital ha cambiado el mundo que las rodea de una forma que no pueden ignorar. En la reciente reunión del 25 aniversario de la Red de Microfinanzas (The Microfinance Network), los Gerentes Generales de las principales IMF discutieron con urgencia cómo actuar ante este avance digital.

Tomando en cuenta los próximos 10 años y reflexionando sobre las conversaciones en esa reunión, ofrezco mi opinión sobre siete interrogantes que enfrentan hoy las IMF.

1. ¿Asumirán las Fintechs el control del mercado de las microfinanzas?

En la década de los noventa, si usted quería ser un emprendedor social, fundaba una IMF. Hoy, crea una Fintech. Acción se ha convertido en uno de los principales inversionistas del mundo en "fintech para la inclusión financiera", con inversiones en cerca de 50 compañías que ofrecen productos como redes de pago, remesas, crédito para pequeñas y medianas empresas (SME), crédito al consumidor, aplicaciones PayGo, asesoramiento al cliente, seguros y análisis de datos.

Al comienzo, muchas fintechs estaban dispuestas a alterar el mercado de las instituciones financieras tradicionales, al igual que las IMF, pero continúan enfrentando dos problemas fundamentales: la adquisición de clientes y el acceso al capital. Esto hace que muchas fintechs opten por realizar alianzas con instituciones financieras tradicionales y esto ofrece un camino hacia el futuro para muchas IMF: las alianzas con Fintechs pueden ayudar a las IMF a dar el salto de lo tradicional a lo digital.

"En la década de los noventa, si usted quería ser un emprendedor social, fundaba una IMF. Hoy, crea una Fintech".

Sin embargo, las IMF deben prepararse para trabajar con las fintechs. Necesitan departamentos de tecnología que puedan conectarse sin problemas a la tecnología que traen las fintechs. Necesitan desarrollar una cultura experimental, en contraste con una identidad organizacional vinculada a los métodos tradicionales. Y deben reconocer que las Fintechs, con recursos financieros limitados, necesitan llegar al mercado rápidamente o, de lo contario, necesitarán apoyo financiero de sus socios potenciales. Para aprovechar lo que las fintechs tienen para ofrecer, las IMF no solo deben preguntarse qué necesitan de ellas, sino también deberán estar preparadas para ofrecerle a las fintechs lo que ellas necesitan.

2. ¿Se unirán las IMF a la tendencia de los préstamos digitales?

Las IMF confían en su metodología tradicional de crédito, ya sea garantías grupales o la evaluación de la capacidad de pago individual. Estos métodos de alto contacto con los clientes, a menudo producen tasas de reembolso que otros prestamistas solo podrían soñar. Una clave de su éxito es que la metodología no solo predice la capacidad de pago del cliente, sino que también aumenta la motivación de este para pagar, a través de la presión social y la promesa de acceso continúo al crédito.

En contrapartida, los algoritmos generados a través del “big data” y el aprendizaje automático carecen de la mayoría de esos aspectos motivacionales y están diseñados principalmente para predecir el reembolso. Como resultado, gran parte de los préstamos basados ​​en algoritmos que vemos hoy presentan altas tasas de incumplimiento, los que, a su vez, requieren altas tasas de interés.

Dicho esto, una vez que se establece la configuración inicial, el crédito basado en algoritmos es tan barato de operar que su aumento es inexorable. Basta con mirar a Kenia, donde los préstamos digitales tuvieron un comienzo temprano. Hay más de 6 millones de prestatarios digitales y, según un estudio preliminar realizado por MSC, casi 9 de cada 10 préstamos en todo el sistema son préstamos digitales. Los préstamos basados ​​en algoritmos son posibles gracias al acceso a datos de comportamiento del cliente, el análisis de datos y la capacidad de llegar a los clientes de manera digital, algo que puede resultar difícil para las IMF (otra razón para asociarse con fintechs).

A medida que desarrollan las capacidades que permiten otorgar préstamos basados ​​en algoritmos, las IMF podrían explorar modelos híbridos que combinen tecnología y contacto directo con el cliente. Les puede resultar posible centrarse en segmentos de mercado que son difíciles de alcanzar por los prestamistas digitales. En todos los casos, deben abogar por el cumplimiento de altos estándares de protección al consumidor en sus mercados, para evitar ser desplazados por prestamistas abusivos.

3. ¿Pueden las IMF participar en la innovación que está ocurriendo en el crédito PYME (pequeñas y medianas empresas)?

Después de décadas de estancamiento, el crédito a las PYMES se está reactivando con la innovación. Esta innovación es posible gracias a tres cambios en la estructura económica que están moviendo empresas previamente informales hacia una mayor formalidad:

  • Facturación electrónica: en América Latina y otras regiones, los gobiernos están obligando a las PYME a facturar electrónicamente, principalmente para los impuestos. Los prestamistas como Konfio en México utilizan el rastro de datos resultante como base para los préstamos digitales.
  • Está surgiendo el financiamiento de la cadena de suministro, liderado por las grandes empresas que suministran bienes a comerciantes locales o que compran productos agrícolas.
  • El comercio electrónico, quizás la fuerza más importante, está conectando a millones de PYME a plataformas tecnológicas.

Muchas IMF tienen una ventaja inmediata para conectarse con estas oportunidades de mercado, ya que atienden a clientes PYMES y tienen experiencia trabajando con la base de este segmento. En el futuro, pueden desarrollar métodos de préstamo que utilicen rastreos de datos electrónicos. También pueden asociarse con grandes distribuidores, compradores agrícolas o empresas de comercio electrónico, aprovechando que estas plataformas no consideran que los préstamos sean la base de sus negocios y, a menudo, dan la bienvenida a socios con clientes de crédito.

"Las alianzas con Fintechs pueden ayudar a las IMF a dar el salto de lo tradicional a lo digital".

4. ¿El seguro será alguna vez importante para los clientes de IMF?

La mayoría de los clientes de las IMF que hasta ahora ha recibido cobertura de seguro probablemente ni siquiera sabía que la tenía. Esto sucede porque el producto de seguro más común es el seguro para la vida de crédito, que va integrado en los préstamos sin que los clientes tengan que tomar una decisión para adquirirlos. Pero, la innovación finalmente está llegando a los seguros destinados a las personas de bajos ingresos.

Por ejemplo, el Venture Lab de Acción ha invertido en varias start-ups creativas: Pula ofrece seguros climáticos junto con la compra de semillas, gracias a un chip incrustado en la bolsa de semillas; Toffee ofrece mini cobertura de seguro para actividades específicas, a menudo a corto plazo; y Lumkani paquetes de seguros contra incendios con prevención de incendios.

Estos, y otros productos de seguros, cambian la manera que los seguros convencionales llegan a clientes de bajos ingresos, al:

  • Reducir los costos de inscripción al eliminar las exclusiones.
  • Reducir los costos de los pagos de reclamos al hacerlos automáticos.
  • En lugar de asegurar eventos infrecuentes, construyen una cultura de seguros al cubrir problemas comunes.

Estas ofertas son facilitadas por la distribución electrónica. Las IMF pueden participar en esta innovación, reconociendo lo importante que puede llegar a ser un seguro para la salud financiera de sus clientes. Mitigar los riesgos de los clientes debería ser una buena estrategia de negocios para las IMF y, al mismo tiempo, las aseguradoras aún necesitan aliados con buena distribución y datos de clientes.

5. ¿Se protegerá adecuadamente a los consumidores en un mundo digital?

Tenemos que seguir haciendo esta pregunta, ya que los servicios financieros digitales traen nuevos riesgos para los consumidores. Los préstamos digitales pueden ser muy fáciles de obtener, pero también muy caros. En Kenia, donde es posible acceder a pequeños préstamos digitales a través del teléfono, es posible hacerse una imagen de los riesgos involucrados: 20% de los clientes con incumplimiento, muchos préstamos digitales utilizados para apuestas deportivas, tasas mucho más altas que las de los préstamos de microfinanzas y una enorme cantidad de personas añadidas a la lista negra de burós de crédito.

La protección de datos es otro riesgo creciente: los clientes quieren tener la seguridad de que sus datos privados permanecen privados, tanto como un derecho fundamental como porque les preocupa su exposición a la piratería, el fraude y los errores. A medida que las IMF se vuelven digitales, su exposición al riesgo de ciberseguridad aumenta.

Los reguladores están luchando para mantenerse al día con los riesgos emergentes y las IMF pueden desempeñar un papel importante para garantizar que se cumplan con los altos estándares de protección del consumidor y para configurar altos estándares de conducta para otros actores del mercado.

6. ¿Cómo se conectarán los pagos y el crédito en 2020?

Las IMF comenzaron con el crédito como único producto pero, cada vez más, los pagos digitales son la puerta de entrada al crédito debido a los datos que producen estos pagos, y esto brinda una enorme ventaja potencial a las principales plataformas de pagos. Estas plataformas ya cuentan con una base de clientes masiva que genera una gran cantidad de datos que, analizados adecuadamente, brindan la información necesaria para ofrecer crédito. La combinación de pagos y crédito tiene el potencial de ser altamente poderosa. Las principales plataformas tecnológicas podrían muy bien terminar dominando los préstamos, mientras que los proveedores más pequeños, como las IMF, podrían continuar siendo muy pequeños o dependientes de estas plataformas.

La evolución de la inclusión financiera en Kenia muestra cómo puede desarrollarse el futuro, con la combinación dominante de mercado de pagos de M-Pesa con crédito de M-Shwari. De las grandes empresas de tecnología mundial como Amazon y Google, solo Alibaba se ha movido hacia las finanzas de manera importante, pero todas están haciendo movimientos. Ant Financial se ha convertido en el sustento de las pymes chinas tanto para ventas como para capital de trabajo, y el modelo se está extendiendo en todo el mundo a medida que Ant Financial invierte en Asia.

Este escenario dominado por las plataformas aún no está presente en la mayoría de los mercados de las IMF, y es posible que no se cumpla, pero lo que está claro es el poder y la eficiencia de los datos de pagos para informar las decisiones de crédito, lo que sugiere que las IMF deberían buscar formas de conectarse y aprovecharse de dichos datos.

"Las IMF tienen la oportunidad de usar herramientas digitales para llevar a cabo sus misiones en un mundo cada vez más digital. Si aún no han comenzado, es hora de comenzar".

7 - ¿Es factible la transformación digital para las IMF tradicionales?

Para que las IMF puedan convertir los desafíos enumerados en este blog en oportunidades, deben estar dispuestas a transformarse digitalmente. En muchos casos -como lo es en las IMF que son miembros de la Red Microfinance Network- ya se han embarcado en el proceso de transformación digital, pero muy pocas la han completado. Muchas organizaciones han creado herramientas digitales para sus oficiales de crédito, algunas han incorporado herramientas de calificación crediticia en sus procesos de evaluación de crédito, otras han comenzado a realizar pagos y reembolsos de créditos de forma digital.

Una transformación digital más profunda requiere repensar los modelos de negocios, incluida la función del equipo de oficiales de crédito, que constituye la columna vertebral del personal de la mayoría de las IMF. Esta transformación conlleva a tomar decisiones difíciles sobre reconversión del personal y el empleo, que deben discutirse más abiertamente en el sector. Será necesario invertir en  capacidades de análisis de datos y, a nivel de la junta directiva, contar con experiencia para guiar la transformación.

***

Las IMF tienen la oportunidad de usar herramientas digitales para llevar a cabo sus misiones en un mundo cada vez más digital. Si aún no han comenzado, es hora de comenzar.

Escriba un comentario

Los comentarios en esta página son moderados por los editores del Portal FinDev. Agradecemos enviar solo comentarios relacionados con la publicación. Comparta su conocimiento con nosotros. Aprenda más.

Luis Albinez 04 Junio 2019

Bueno y oportuno articulo de Elisabeth Rhyene, sobre el futuro de las Microfinanzas.

RED ARGENTINA … 04 Junio 2019

Microfinanzas tradicionales

Carlos Rios Henckell 19 Junio 2019

Extenso pero muy pertinente artículo que más se aproxima a una invitación a la reflexión frente a la acción y también inacción de las instituciones de microfinanzas, cuya prioridad dista no pocas veces de cumplir la misión por la cual fueron constituidas, dejando pasar delante de ellas oportunidades de mejora u optimización de productos, procesos y procedimientos soportados en la incorporación de tecnología y soluciones digitales. Queda como tarea en las propias microfinancieras, en particular de quienes conforman su gobierno, aprehender de las Fintechs y experiencias exitosas que en el marco de alianzas con ellas se han implementado, así como una gran trabajo en el regulador y supervisor para normar apropiadamente sin construir un corsé que las asfixie sino por el contrario las impulse, y con ello a su vez aliente una mayor inclusión financiera.

Escriba un comentario