Publicación

Del crédito a la cosecha

Estableciendo una relación entre el desarrollo financiero y la reducción del hambre
Descargar 3 páginas

Aunque la mayoría de los países alcanzaron sólidas tasas de crecimiento per cápita en el siglo XX, persisten la pobreza extrema y desnutrición generalizadas. Ambas variables están contempladas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el 2015, donde se propone reducir la pobreza y el hambre a la mitad con respecto a los niveles de 1990.

Se sabe que si aumenta el crecimiento y disminuye la desigualdad se reducen la pobreza y el hambre. También se sabe que el desarrollo del sector financiero contribuye al crecimiento y reduce la desigualdad. En los estudios realizados en los últimos años se han relacionado estos dos conceptos y se ha demostrado que el desarrollo financiero reduce la pobreza. Pero, ¿reduce también el hambre? y, en caso afirmativo, ¿cómo? ¿Se reduce porque un mayor número de países desarrollados tienen al mismo tiempo un sistema financiero más eficiente y menos desnutrición; o porque el desarrollo del sector financiero fomenta el crecimiento económico, lo que reduce la pobreza relacionada con los ingresos y contribuye a aumentar el número de personas que comen mejor; o porque hay unos canales específicos a través de los cuales el desarrollo de los servicios financieros mejora directamente la desnutrición? 

Las respuestas a estas preguntas son importantes en la medida en que pueden orientar la aplicación de políticas destinadas a fomentar el desarrollo del sector financiero. En su estudio, Claessens y Feijen examinan estas cuestiones y llegan a la conclusión de que la clave está en aumentar la productividad en la agricultura y la inversión en equipo agrícola.

Sobre esta Publicación

Por Claessens, S. & Feijen, E.
Fecha de publicación