Entrevista del FinDev

Fonkoze combina microfinanzas, salud y emprendimiento femenino en Haití

La institución, ganadora del Premio Europeo de Microfinanzas 2021, comparte la historia de su programa de salud, Boutik Santé.
Carine Roenen, Directora Ejecutiva de la Fundación Fonkoze.

Carine Roenen es la Directora Ejecutiva de la Fundación Fonkoze. Es Doctora en Medicina, con una Maestría en Salud Pública. Ha liderado equipos multidisciplinarios para diseñar e implementar programas de desarrollo en Médicos Sin Fronteras, la Cooperación Bilateral Belga y Concern Worldwide, previamente a unirse a Fonkoze en 2009. Fundada en 1994, Fonkoze es una familia de organizaciones que trabajan juntas para prestar servicios financieros y no financieros para empoderar a los haitianos, especialmente a las mujeres, y sacar a sus familias de la pobreza. Fonkoze ganó el Premio Europeo de Microfinanzas 2021 por su programa de salud, Boutik Santé.

Portal FinDev: Felicitaciones por ganar el Premio Europeo de Microfinanzas 2021: "Finanzas y asistencia sanitaria inclusivas”, en reconocimiento al programa de atención médica de Fonkoze, Boutik Santé. ¿Qué inspiró a Fonkoze a iniciar este programa?

Carine Roenen: ¡Muchas gracias! Todo comenzó en 2006, cuando una encuesta sobre las razones de abandono de los programas de microcréditos nos reveló que, entre el 14% y el 19% de los clientes de microfinanzas, no podían mantener su negocio debido a gastos catastróficos de salud. Los representantes de los clientes también plantearon este tema en las reuniones generales anuales de Fonkoze, lo que dejó en claro la importancia de abordar los problemas de salud de nuestros clientes. Fue así como comenzamos a diseñar un programa que nos permitiera integrar la salud en las operaciones de microfinanzas.

Nuestro primer piloto buscó alianzas con una oferta de atención médica existente, pero no funcionó porque el sistema de salud haitiano está demasiado fraccionado. Luego nos asociamos con Global Partnerships y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para establecer un paquete de servicios curativos por US$ 1 al mes. Desafortunadamente, ese programa tampoco funcionó porque el proveedor de atención médica era demasiado costoso y nuestros clientes preferían invertir su dinero en otra parte.

Finalmente, en 2014 lanzamos la iniciativa de franquicia social Boutik Santé (tienda de salud comunitaria) para proporcionar productos de salud, nutrición e higiene sin receta, así como también capacitación en salud y nutrición, y detección básica, en áreas rurales.

FinDev: ¿Cómo funciona Boutik Santé?

Carine: Boutik Santé es un programa de franquicia social que lleva productos de salud, educación y servicios a las zonas rurales de Haití. Se basa en el modelo básico de microfinanzas de préstamos solidarios de Fonkoze, en el que las mujeres forman grupos de unos 20 miembros para administrar préstamos grupales y apoyarse mutuamente. Durante las reuniones mensuales de los grupos con los oficiales de crédito, las enfermeras tituladas de Fonkoze presentan Boutik Santé a las líderes de los grupos. Aquellas que estén interesadas ​​en unirse pueden registrarse y pagar una cuota para convertirse en miembros de Boutik Santé, donde reciben capacitación en gestión empresarial, así como en productos de salud, nutrición, salud reproductiva, higiene y otras áreas.

"Boutik Santé es un programa de franquicia social que lleva productos de salud, educación y servicios a las zonas rurales de Haití. Se basa en el modelo básico de microfinanzas de préstamos solidarios de Fonkoze".

Una vez recibida la capacitación, se convierten en Emprendedoras de Salud de la Comunitaria (CHE, Community Health Entrepreneurs) que pueden realizar exámenes de salud básicos para los miembros de su comunidad, como desnutrición, hipertensión y embarazo. Comparten sus conocimientos con la comunidad a través de sesiones de educación sobre salud y también revenden productos de salud, higiene y nutrición comprados al por mayor por Fonkoze. Estos productos incluyen, por ejemplo, paracetamol, jabón antibacterial, hisopos con alcohol, pruebas de embarazo, protección sanitaria, complementos alimenticios, desinfectantes y productos de iluminación solar.

FinDev: ¿Qué tipo de impacto ha tenido este programa desde su lanzamiento en 2014?

Carine: Actualmente, 38 de nuestras 45 sucursales ofrecen Boutik Santé. El modelo ha sido efectivo para cambiar el comportamiento y ha reducido notablemente la tasa de anemia en los niños. Las encuestas revelan que el 66% de los residentes en las áreas atendidas por Fonkoze se ha beneficiado directamente de los productos y servicios de Boutik Santé. El programa aumenta potencialmente el acceso a estos productos para más de 3,3 millones de haitianos.

A través de este programa, en 2020:

  • Se realizaron 80.290 exámenes de desnutrición.

  • Se impartieron 37.444 sesiones de educación sanitaria.

  • 52.769 niños recibieron suplementos de vitamina A.

Aproximadamente 100.000 niños menores de cinco años fueron evaluados anualmente durante cinco años, lo que nos permitió identificar a 11.800 niños desnutridos y asegurar el tratamiento y completa cura del 84%, con una tasa de reincidencia de menos del 1%.

"Las encuestas revelan que el 66% de los residentes en las áreas atendidas por Fonkoze se ha beneficiado directamente de los productos y servicios de Boutik Santé".

FinDev: ¿Cuáles fueron algunas de las lecciones aprendidas al implementar Boutik Santé?

Carine: Aprendimos mucho a través de este proceso. Cuatro lecciones que podría compartir son:

  • Fue necesario probar varios modelos antes de diseñar uno que pudiera escalarse a largo plazo. Es necesario probar, adaptar, aprender y evolucionar, de acuerdo con la realidad sobre el terreno.

  • El ambiente en Haití es particularmente complicado, con carreteras bloqueadas, inseguridad y desastres naturales. Tuvimos que desarrollar una práctica flexible y encargarnos nosotros mismos de toda la cadena de suministro.

  • Boutik Santé solo existe gracias a la red de microfinanzas ya existente. Ninguna de estas mujeres podía vivir solo con los ingresos de Boutik Santé. Es un negocio más, que se suma a sus otras actividades económicas.

  • Si pudiéramos retroceder en el tiempo, implementaríamos desde el inicio, un sistema de gestión financiera más sólida para rastrear la rentabilidad de Boutik Santé.

FinDev: ¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 a Boutik Santé? ¿Ha visto una mayor necesidad de este programa en sus clientes durante la pandemia?

Carine: En marzo de 2020, cuando aparecieron los primeros casos en la isla, tuvimos que adaptar nuestro modus operandi. Por ejemplo, organizamos nuestras sesiones de suministro en grupos pequeños y capacitamos a los Empresarios de Salud Comunitaria para prevenir el COVID-19.

Sin embargo, después de unos meses, parecía que el virus no estaba causando una gran epidemia con sobrecarga de los servicios hospitalarios o exceso de mortalidad. Sin duda, el virus está circulando, pero la capacidad de prueba es muy baja en Haití. La pandemia ha tenido poca influencia en la vida cotidiana de los haitianos y, por lo tanto, tiene muy poco impacto en las operaciones de Boutik Santé, a diferencia de los problemas de seguridad y los riesgos socio-políticos.

Una enfermera de Fonkoze visita una clínica móvil.

FinDev: De hecho, las IMF en Haití ya enfrentan muchos desafíos que pueden dificultar su funcionamiento, como la incertidumbre política y la pobreza extrema. ¿Cómo abordan estos desafíos?

Carine: Garantizar que nuestro personal reciba apoyo es una prioridad clave. En 2018, atravesamos un episodio particularmente intenso de conflictividad socio-política que nos llevó a cerrar nuestras oficinas. Como resultado, establecimos mecanismos de apoyo a los empleados, como talleres con psicólogos para ayudar a las personas a manejar el estrés crónico. Actualmente estamos preparando un taller para controlar las emociones ante eventos extremos, como un secuestro o un terremoto. También usamos múltiples herramientas para compartir mensajes de seguridad.

Nuestros empleados son muy valientes y comprometidos. Hacemos hincapié en la flexibilidad: nadie tiene horarios específicos y hemos ayudado a nuestros empleados a equipar sus casas con internet y electricidad para que también puedan trabajar desde casa.

Sin embargo, cada vez vemos más gente de clase media que se derrumba y se va del país. Los últimos meses han sido complicados porque, además de los problemas de seguridad, hemos tenido una grave escasez de combustible, tan necesario para llegar a las zonas rurales en moto.

FinDev: En el futuro, ¿cuáles ve como áreas prioritarias clave para Fonkoze?

Carine: Dado los desafíos que presenta nuestro entorno, es importante construir estructuras duraderas. Necesitamos trabajar en un mayor fortalecimiento institucional. Esto implica un modelo operativo sólido y que, al mismo tiempo, mantenga una cierta escala para cubrir los salarios de nuestro equipo central.

También queremos expandir Boutik Santé y, tal vez, agregar algunas actividades que permitan generar ingresos adicionales, para ayudar a mejorar la estabilidad y sostenibilidad de la organización y no depender tanto de los donantes.

Escriba un comentario

Los comentarios en esta página son moderados por los editores del Portal FinDev. Agradecemos enviar solo comentarios relacionados con la publicación. Comparta su conocimiento con nosotros. Aprenda más.